Saltar al contenido →

8 Beneficios saludables del sexo

Todas las chicas estaremos de acuerdo en que, cuando se hace bien, el sexo se siente de manera increíble. No solamente sirve para satisfacer tus deseos más primitivos. Y es que el sexo, realmente, mejora tu salud en general, y aquí lo vamos a ver.

A continuación os dejamos con algunos beneficios del sexo para tu salud:

 

Aumenta el líbido

Tener sexo una vez puede que tenga como efecto que quieras volver a  practicarlo una y otra vez. Esto se debe al hecho de que aumenta la lubricación del aparato reproductor, la circulación, y el tono muscular. Todo esto aumenta el placer sexual de la pareja. Por tanto, si os lo proponéis como rutina, tan solo el hecho de “calentar motores” y tontear entre vosotros, o jugar a ciertos jueguecitos, puede hacer que ansiéis más intimidad física con vuestra pareja y os convirtáis los dos en una especie de “Dioses del sexo”.

 

Refuerza el sistema inmunológico

Varios estudios realizados en importantes universidades, han demostrado que tener relaciones sexuales dos o tres veces a la semana puede aumentar el antígeno de inmunoglobulina A, que aumenta, a su vez, el número de anticuerpos naturales para ayudarte a mantenerte feliz y saludable.

Además, si estás resfriado y sientes la nariz congestionada, los orgasmos te ayudarán con esa congestión, aliviando esa incómoda sensación de tener la nariz taponada. Todo esto se explica de la siguiente manera: Tener sexo involucra en sí mismo, al sistema nervioso simpático del cuerpo, el cual se encarga de controlar las respuestas biológicas de nuestro cuerpo bajo situación de alto estrés, y en este caso detecta la actividad como una necesidad de “pelear” o “huir”. Cuando tienes un orgasmo, tu cuerpo libera adrenalina. Esta adrenalina hace que los vasos sanguíneos de la nariz se contraigan y reduzcan así la inflamación. Así que si te encuentras mal, o quieres evitar estar siempre acatarrado, tener sexo puede ser la solución a todos tus problemas.

 

Te vuelves más fuerte

Dependiendo de la posición sexual que adoptes, puedes llegar a utilizar muchos de tus músculos al mismo tiempo, lo que puede dar como resultado un entrenamiento asombroso mientras disfrutas de la intimidad física con alguien. Pero todo esto no se detiene ahí, nuestras vejigas y músculos pélvicos están todos ahí apelotonados en una misma zona, lo que se traduce como algo realmente bueno para nosotros. Cuando tenemos relaciones sexuales, especialmente durante el orgasmo, nuestros órganos sexuales se expanden y se contraen, ejercitando a su vez estos músculos de la pelvis de los que estábamos hablando. A parte de esto, hay muchos otros beneficios, como por ejemplo tener orgasmos más intensos, en caso de las mujeres, unos períodos mucho más ligeros, y si lo combinas con yoga, evitarás pellejos y que esas partes del cuerpo se acaben descolgando con el tiempo.

 

Combate contra la ansiedad y el estrés

¿Tienes una larga semana por delante? Hoy en día lo habitual es sentirse abrumado y hasta arriba de trabajo debido al horario y responsabilidades de cada persona. Ya tenga que ver con el trabajo, la familia, tu salud o el estrés de tu hogar, puedes aliviar la tensión mediante actividad sexual. Durante el sexo, nuestro cerebro libera endorfinas y oxitocina que combaten la ansiedad y la depresión. Diversos estudios han demostrado que estas dos hormonas se liberan sistemáticamente durante la actividad sexual, alcanzando su pico en el momento del orgasmo. Esto significa que tienes la herramienta perfecta en tu manos para manejar  una situación de alto estrés con mayor facilidad, sentirte más seguro, y estar feliz contigo mismo. Práctica el sexo, no te estreses.

 

Satisface los antojos de comida basura

Si te encanta la comida basura  y quieres evitar comerla, la respuesta es la misma de siempre, ¡SEXO! Llama a esa persona, ese “amigo” y comienza a comértelo a besos para evitar tener que comerte todas esas guarrerías que no hacen ningún bien a tu cuerpo. Parece una tontería pero no lo es. Cuando eres partícipe de relaciones sexuales, se activan exactamente las mismas vías de placer en el cerebro que cuando te estás comiendo una buena hamburguesa de tu restaurante favorito. Así que aprovéchate de esto, puede ser un buen momento para empezar “la dieta”.

 

Alivia el dolor

¡UN MOMENTO! Suelta ese Ibuprofeno amigo, hay una manera más óptima de aliviar ese dolor físico que te está matando: ¿Qué te parece más atractivo, esa pastilla o tu pareja? En diversos estudios de universisades de diferentes lugares del mundo, los anestesiólogos descubrieron que el simple hecho de mirar una foto de tu pareja puede ayudar a reducir el dolor, así que imagínate el hecho de tener sexo con ella. En lugar de tomar medicamentos, tal vez deberías probar el tirarte en la cama junto a él o ella y mirarle a los ojos para sentir una conexión más profunda, y a partir de ahí, dejaos llevar por la imaginación y las sensaciones del momento.

 

Mejora la salud del corazón

Sexo = cardio. ¿Para qué vas a levantarte de la cama antes de que salga el sol, para ir a una clase de spinning, pudiendo quedarte en la cama? ¿Para qué? Pudiendo hacer de tu colchón una bicicleta de spinning… Los médicos recomiendan unos 30 minutos de ejercicio físico moderado 5 días a la semana, para mantener tu corazón saludable. De esta manera reducirás riesgos de enfermedades cardíacas y cerebrovasculares. Lo único que tienes que hacer es aumentar tu frecuencia cardíaca durante esos 30 minutos que se recomiendan, y con el sexo lo puedes hacer en tu propio dormitorio (o en la cocina, o en la ducha, o en el coche…). ¿Y porqué no?, es una manera de salir de la rutina y disfrutar del deporte desde otro punto de vista.

 

Ayuda a conciliar el sueño

¿Alguna vez te has dado cuenta lo atractiva que es tu cama después del sexo? Esto se debe a que las mismas endorfinas que ayudan a aliviar el dolor y relajar tu cuerpo – norepirefrina, serotonina, oxitocina y vasopresina – también dan ganas de abrazarse y dormir. La hormona prolactina, que está presente en niveles altos durante el sueño, también se libera después de un orgasmo. Y tener sexo de manera apasionada, también hace que gastes energías, así que si combinas todo esto con lo del estrés, el ejercicio, y el alivio de cualquier tipo de dolor, parece casi imposible que no te entren ganas de dormir después de echar un buen polvo. Vale la pena intentarlo, pero si el problema persiste no te olvides de ir al médico.

 

En conclusión, los beneficios del sexo son numerosos, y tanto físicos como mentales. Puede ayudarte a acercarte a tu pareja, aumentar vuestra felicidad como tal, y ayudaros a tener una vida más saludable (y divertida). Intenta sacar un hueco de tu apretado horario para tener un pequeño hueco íntimo con tu pareja cada día. Ambos lo agradeceréis.

Publicado en Sin categoría

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *